Páginas

31 mar. 2011

10 trucos de marketing para traductores

Uno de los principales quebraderos de cabeza para los profesionales autónomos es cómo anunciar sus servicios de manera efectiva. En muchos casos se emprenden acciones de marketing aisladas con escasos resultados, lo que nos lleva a pensar que hemos malgastado nuestro tiempo o, lo que es peor, nuestro dinero. Sin embargo, hay que tener presente que la promoción de nuestros servicios es una carrera de fondo con resultados a medio y largo plazo si se es constante. En esta entrada pretendo indicar 10 sencillos trucos de marketing para servicios de traducción que pueden ser de ayuda para aquellos que empiezan o para aquellos que no obtienen los resultados esperados.

1. Especialízate. Como ya se comentaba en “Los siete pecados capitales de los traductores noveles”, la especialización no es solo necesaria para ofrecer un trabajo de calidad y ser más productivo, también es necesaria para ofrecer nuestros servicios de traducción. Supongamos que queremos contratar los servicios de una gestoría para que nos lleve todo nuestro papeleo como traductores autónomos, ¿escogeríamos a una gestoría que llevase grandes empresas o a una que se especializase en autónomos? Y si encontrásemos alguna especializada en traductores seguro que no nos lo pensaríamos dos veces a la hora de elegirla.

2. Introdúcete en tu mercado objetivo. Sea cual sea tu especialidad, debes meterte de lleno en el mercado al que quieres acceder. Por ejemplo, si has decidido especializarte en la traducción farmacéutica deberías conocer cuáles son las asociaciones de farmacéuticos de tu país o del mercado al que quieras acceder según tu combinación de idiomas. También sería buena idea que te pusieras en contacto con laboratorios y que acudieses a las conferencias o ferias del sector.

3. Envía tu oferta de servicios. Los traductores autónomos no somos empleados y, por lo tanto, no solicitamos trabajo. En realidad lo que hacemos es ofrecer servicios y solucionarles problemas a nuestros clientes. Quizá pueda parecer algo muy evidente, pero si enviamos un correo electrónico con el asunto “Solicitud de trabajo como traductor” estamos diciendo algo muy distinto a lo que diría un asunto como “Oferta de servicios de traducción”.

4. Hazte tarjetas de visita y repártelas siempre que tengas ocasión. Aunque en muchas ocasiones no conozcamos a nuestros clientes en persona, debemos tener tarjetas de visita y llevarlas siempre encima. ¡Siempre! ¿Qué sentido tiene ir a una feria de laboratorios farmacéuticos para promocionarnos como traductores farmacéuticos si no tenemos nuestras tarjetas encima? Por mucho que hablemos con el jefe de compras del laboratorio más importante de España, si no le damos una tarjeta de visita es muy probable que no se acuerde de nosotros cuando le haga falta alguna traducción.

5. Haz publicidad dentro de tu mercado objetivo. Siguiendo el ejemplo de la traducción farmacéutica, ¿crees que un laboratorio buscaría a un traductor en las Páginas Amarillas? Si conoces bien el mercado con el que quieres trabajar, sabrás cuáles son las publicaciones más importantes del sector. Intenta promocionarte en los medios relacionados con tu mercado objetivo.

6. Escribe sobre tu especialidad. Si publicas artículos relacionados con tu especialidad ganarás credibilidad y es una buena forma de publicidad gratuita.

7. Preséntate físicamente ante tus posibles clientes. Aunque el correo electrónico está muy bien, una visita en persona es mucho más eficaz para que te recuerden. Puedes aprovechar un viaje para solicitar alguna reunión informal con un posible cliente para así conocer mejor sus necesidades y ofrecerle un servicio personalizado.

8. No mantengas a tus contactos en el olvido. Esta es una de las claves para que no se olviden de ti. Si vas a una feria o a un congreso, también debes pedirle la tarjeta a las personas con las que hablas. Así podrás ponerte en contacto con ellas más adelante para ofrecerles nuevos servicios a modo de recordatorio.

9. Ofrece un trato personalizado. Antes de ponerte en contacto con una empresa por primera vez, deberías averiguar quién es el jefe de compras o cuál es la persona que suele encargarse de subcontratar servicios.  Si envías un correo electrónico a una dirección del tipo “Info@miempresa.com” sin saber quién se encarga de gestionarla es muy probable que tu mensaje acabe en la papelera.

10. Sé constante con todas tus acciones de promoción. No esperes obtener resultados de la noche a la mañana, así que debes ser constante y no dejar nunca de promocionarte. Ponte objetivos como ponerte en contacto con 10 posibles clientes cada semana y cúmplelos.
Estos son solo unos cuantos trucos generales que tenemos a nuestro alcance para promocionarnos. Espero que os hayan servido de inspiración para poneros en marcha.

Fuente: El taller del traductor de Elizabeth Sánchez León

No hay comentarios.: