Páginas

7 abr. 2011

La charla de Xosé Castro

Por Pablo Muñoz


Entre pitos y flautas, al final llegué tarde a la primera sesión, en la que Xosé Castro nos daba consejos para lanzarnos al mercado laboral con éxito. La verdad es que nos iluminó a todos con su gran sabiduría destilando mucho humor, así que intentaré destacar a continuación las ideas que más me gustaron:
  • Si trabajas como autónomo, dúchate al comenzar el día. Totalmente de acuerdo: esto lo había leído ya en algún otro blog y, aunque a veces es inevitable caer en la pereza, cuando trabajo en casa siempre intento hacerlo. Me siento mucho más activo así y me ayuda a mentalizarme de que estoy trabajando.
  • Deshazte de toda esa gente que desprende un tufo a pesimismo. Y es que es verdad: bastante tenemos con nuestros problemas como para que encima los de al lado se pasen todo el día criticando que la cosa está muy mal, que vaya caca de tarifas, que vaya caca de profesores de universidad, que vaya caca de día, que vaya caca de trabajo tengo, que vaya caca de compañeros tengo, que vaya caca de clientes me escriben, etc. No digo que a veces nos quejemos y con razón de ciertas cosas, pero hablando de lo mal que está todo no creo que tengamos muchos pensamientos positivos. Como bien dijo Xosé, la gente no suele hablar de lo bien que le va, sino de lo mal que está todo. No distorsionemos la realidad más de lo necesario y alejémonos de toda esa gente que quiere amargarnos la vida con sus problemas.
  • Dale un trato especial a tus clientes especiales. Enlazando un poco con el punto anterior, tiene tela que haya gente que se queje de un cliente cuando a lo mejor gracias a él has facturado 20.000 € en un año. Por supuesto que tendrá sus cosas, pero tampoco nos pasemos. Ten un detalle con los buenos clientes y hazle un regalo en Navidad o invítalo a comer. Eso reforzará tu relación.
  • Tú lugar de trabajo es sagrado: invierte en él lo que debas. Señores, está muy bien tener un portátil, pero nada como tener un pantallón para verlo todo bien clarito y poder trabajar con varias ventanas a la vez; Xosé aseguró tener una pantalla de 30 pulgadas (la mía es de 23 y estoy bastante contento). También hay que invertir en un buen teclado, un buen ratón y, cómo no, una buena silla. Estas cosas pueden parecer “caras”, pero son una gran inversión a largo plazo. Además, mientras que unas personas se tienen que gastar unos 10.000 € o más para poder empezar a trabajar, nosotros con 1000 € (quitando el ordenador) ya tenemos bastante para poder comprar todo lo que nos permita estar a gusto en nuestro lugar de trabajo. Respecto a esto, os recomiendo leer la entrada y sobre todo los comentarios de ¿Ordenador portátil o de sobremesa? Yo al final acabé comprando el teclado Logitech K350 y la silla Markus de IKEA y estoy más que encantado.
  • Tu currículum tiene que ser el documento mejor escrito de tu vida. No puede contener ninguna falta de ortografía ni ninguna marca de formato “cutre” que una persona avezada en la profesión pueda detectar. Pásale tu currículum a varias personas y pídeles su opinión. Y fíate de lo que te digan.
  • El gimnasio NO es optativo. Nos pasamos el día entero sentados en la cueva (y más nos vale que tengamos una silla decente para no hacernos la espalda aún más polvo), así que hay que menear el cuerpo un rato al día, aunque sea pasear un rato. Yo la verdad es que desde que llegué a Madrid no he ido al gimnasio, pero me autoengaño diciendo que al menos hago algo yendo al trabajo andando (una hora ida y vuelta). Y sí que tenemos tiempo para el gimnasio aunque nos empeñemos en decir lo contrario.
  • Hay que ir siempre un paso por delante de los demás. Ante una nueva situación en el mercado de la traducción, como puede ser la llegada de las memorias de traducción o la traducción automática, la tendencia es quejarse, decir que todo eso no sirve para nada y que nunca aceptaremos trabajar con unas condiciones así. Pero amigos, mientras os quejáis, otros están probando esas nuevas tecnologías y se están haciendo ya con clientes interesantes que apuestan por la innovación (ya sea buena o mala para nosotros). Ojo con no quedarse rezagados.
  • Aspira a lo más alto y conseguirás tus objetivos. Cuando uno se pone a pensar en sectores muy deseados como la traducción para doblaje, la reacción típica es decir: “eso es una mafia”. Pero precisamente Xosé llegó a donde llegó porque no dejó que hubiera ninguna barrera de fundamentos dudosos que le impidiera ascender a la cumbre del éxito.


Fuente: Algo más que traducir de Pablo Muñoz.



No hay comentarios.: