Páginas

28 sep. 2012

La partida de Miguel Llorens, el traductor financiero

Cuando comencé este blog por el año 2008, me propuse encontrar y compartir información valiosa para nosotros, los traductores junior, y por eso siempre tomé como referencia a muchos profesionales con más experiencia en esta profesión.

Uno de ellos es Miguel Llorens, el traductor financiero, que con su inteligencia y sarcasmo me resonaba un poco al Dr. House de la traducción.

Miguel es, tiempo presente, porque las personas que dejan huellas profundas, en algunos o no tanto en otros, no se van. Su energía deambula en los pensamientos de aquellos que mascullando sobre algún tema traductoril percibe el roce ligero de su impresión.

Por eso nos encontraremos a la vuelta de la esquina o de algún término enrevesado.

18 sep. 2012

CURSO TRADOS STUDIO Y MULTITERM en la ciudad de Santa Fe

Comparto con ustedes el curso que organiza el Colegio de Traductores de la Provincia de Santa Fe, 1.ª C.

Estimados colegas y estudiantes:

El CTPSF —Primera Circunscripción— tiene el agrado de invitarlos a participar del CURSO TRADOS STUDIO Y MULTITERM 2011 que hemos organizado en conjunto con TRANSeconomy para el sábado 20 de octubre de 2012 de 10:00 a 13:00 y de 14:30 a 19:30 hs. en la sala de informática de ATE, sita en el edificio de calle San Luis 2858, Santa Fe. El curso estará a cargo de la Trad. Graciela Atencio, cuya biodata adjuntamos con el programa.

Consultas e inscripción:

CTPSF - Primera Circunscripción - San Martín 2819, Piso 2 - Oficina 6

Tel.: 4565922

E-mail: coletradusafe@gmail.com



Fecha límite de inscripción: Martes 16 de octubre de 2012. CUPOS LIMITADOS



Aranceles

Matriculados en Colegios miembros de FAT y estudiantes: $ 180.

No matriculados: $ 230.


Los saludamos cordialmente.



Comisión de Perfeccionamiento
CTPSF - Primera Circuscripción

18 ago. 2012

Jornadas: 20.º Aniversario del Colegio de Traductores de Sta. Fe, 1.ª C.

Estimados matriculados, colegas y estudiantes:

Como muchos de ustedes sabrán, nuestro Colegio cumple 20 años. Por eso, les proponemos que en septiembre, nuestro mes aniversario, participemos de un intercambio enriquecedor de experiencias e inquietudes en las Jornadas sobre traducción, que hemos organizado para los sábados 8 y 15, en el salón de reuniones del Centro Comercial (San Martín 2819 - 2.º Piso).

Es una gran oportunidad para escucharnos, compartir experiencias y estrechar lazos entre colegas.
El sábado 15, una vez finalizadas las jornadas, tendremos la posibilidad de compartir un almuerzo de cierre para brindar por todos estos años vividos junto a la institución (costo no incluido en las tarifas de las jornadas). Pueden descargar el cronograma de actividades aquí.

Esperamos la participación de todos ustedes.

Saludos cordiales.

Consejo Directivo
CTPSF - Primera Circunscripción

4 jul. 2012

How to Make More $$ without Really Trying


Have you noticed how different businesses are constantly inventing new ways to nickel and dime their customers? Airlines have first stopped offering free in-flight meals; then introduced a fee for checked-in luggage; they reduced the leg space of their seats and are now charging for "special" (exit row and bulkhead) seats that leave you less cramped at the end of a two-hour flight. At the same time, they tacked a host of fees to their ticket prices, so that now the amount of these fees (and government taxes) exceeds the nominal price of the ticket itself.

Other businesses are not bashful either in inventing sneaky ways to separate you from your money. A carton of orange juice, which used to contain half a gallon (64 oz) of juice now contains only 59 oz. A can of coffee, which at one time contained a pound (16 oz) now contains 12, 11, or 10.5 oz. And don't expect the price to go down for these shrinking quantities of products.
Gas stations are now adding a separate fee, in addition to their already sky-high prices, for credit card payments.

Some physicians are charging thousands of dollars in yearly fees just to keep you as a patient (no specific service included). The list may go on and on. Many of these and other businesses count on their customers being stupid or at least not paying attention to what they are being charged for and how much they are getting. Of course, they're also trying to compensate for their own rising costs (in part due to similar tactics by other businesses) and shrinking revenues due to the recession.
So, why don't we, translators, get imaginative and enhance our incomes by adding a few items to our rates? I envision my future bill to my clients to look something like this:
Translation
50.00
Availability fee
2.50
Keyboarding fee
3.00
Administrative fee
2.00
Billing fee
1.50
Software usage fee
1.75
Hardware usage fee
1.80
e-mailing fee
1.65
Alertness fee*
1.60
Innovation fee **
2.50
Bundling fee***
  2.00
Total payable
70.30

* That's for the espresso to keep me awake while I'm translating.
** That's for inventing all these possible and impossible fees.
*** Let them figure out what this means (you can use any random word from the dictionary here).

Feel free to add your own bright ideas to this list.

Thanks to witty Gabe Bokor from Translation Journal Blog.

28 jun. 2012

Traducirnos


A partir de un poema del escritor inglés Philip Larkin, el autor de esta nota afirma: "Para traducir un texto de manera satisfactoria hace falta desearlo".

POR Andres Neuman


PHILIP LARKIN. Poeta, bibliotecario, novelista y crítico de jazz británico.

Recuerdo, traduzco a mi amado Larkin: “La noche no ha dejado nada más que mostrar:/ ni la vela ni el vino que dejamos a medias,/ ni el placer de tocarse;/ solamente este signo de tu vida/ caminando por dentro de la mía”.

Amor y traducción se parecen en su gramática. Querer a alguien implica transformar sus palabras en las nuestras. Esforzarnos en entender a la otra persona e, inevitablemente, malinterpretarla. Construir un precario lenguaje en común. Para traducir un texto de manera satisfactoria hace falta desearlo. Codiciar su sentido. Cierta necesidad de poseer su voz. En ese diálogo que alterna rutina y fascinación, conocimiento previo y aprendizaje en marcha, ambas partes terminan modificadas.

El amante se mira en la persona amada buscando semejanzas en las diferencias. Cada pequeño hallazgo queda incorporado al vocabulario compartido. Aunque, por mucho que intente capturar el idioma del otro, lo que al final recibe es una lección acerca del idioma propio. Así de seductora y refractaria es su convivencia. Quien traduce se acerca a una presencia extraña en la cual, de alguna forma, se ha reconocido. El texto le presenta un misterio parcialmente indescifrable y, al mismo tiempo, una suerte de familiaridad esencial. Como si traductor y texto ya hubieran hablado antes de encontrarse.

Traductores y amantes desarrollan una susceptibilidad casi maníaca. Dudan de cada palabra, cada gesto, cada insinuación que surge enfrente. Sospechan celosamente de cuanto escuchan: ¿qué habrá querido decirme en realidad? Amando y traduciendo, la intención del otro se topa con el límite de mi experiencia. Yo me leo leyéndote. Te escucho en la medida en que sepas hablarme. Pero, si digo algo, es porque me has hablado. Dependo de tu palabra y tu palabra me necesita. Se salva en mis aciertos, sobrevive a mis errores. Para que esto funcione, tenemos que admitir los obstáculos: no vamos a poder leernos literalmente. Voy a manipularte con mi mejor voluntad. Lo que no se negocia es la emoción.



Fuente: Revista Ñ http://www.revistaenie.clarin.com/literatura/Philip-Larkin-traduccion-gramatica_0_719928019.html.

18 may. 2012

TRADOS + WordFast JUNIO en UCEL (Rosario)

TRADOS + Wordfast se dictará en la Universidad del Centro de Educación Latinoamericano durante el mes de junio de 2012.


El costo del curso es de $ 435. Incluye coffee break, material y certificado.

10% de descuento para Estudiantes de la carrera de Traductorado con la posibilidad de abonar $200 de entrada y $191 restantes previo a la entrega de certificados.

Requisitos:
Ser estudiante avanzado de Traductorado, o lógicamente, Traductor/a.

El curso dará inicio el día sábado 2 de junio y se dictará los días: 02/06, 09/06, 16/06.
El lugar de asistencia es en UCEL, Pellegrini 1332. Los días y horarios de clase son : sábados de 8:30 a 13:30 h.

Días y horarios para inscripción:
Lunes a viernes de 9 a 13 y de 17 a 20:30 h en la sede de UCEL, Pellegrini 1332, Rosario, Sección Tesorería.



4 may. 2012

Si te falta motivación ¡buscala!

En ocasiones, suelo desatender mis propios consejos, pero el universo se encarga de ponerme delante de mis narices historias inspiradoras como esta. Aquí está la frase final de Sergio Martínez, pero hacete un momento para ver la entrevista completa.
"Nadie muere en vísperas. Luchá hasta la muerte, hasta el final".

La corrección de estilo: claridad y precisión en los textos en español

30 mar. 2012

Taller a distancia de Traducción de textos al inglés

LA ASOCIACIÓN ARGENTINA
DE TRADUCTORES E INTÉRPRETES
(AATI)
tiene el agrado de presentar su

Taller a distancia de traducción de textos al inglés
coordinado por la Trad. Marita Propato
Inicio                       Lunes 16 de abril
Duración                 cuatro semanas
Modalidad              a distancia (exclusivamente a través de Internet y el foro de la AATI)
 Preinscripción y consultas: escribir a cursos@aati.org.ar
hasta el miércoles 11 de abril.

Socios AATI*, socios FAT* y alumnos de traductorados: AR$ 420
No socios residentes en la Argentina: AR$ 650
Futuros profesionales: AR $ 340
Socios AATI* y socios FAT* residentes en el exterior: US$ 105
No socios residentes en el exterior: US$ 170
*Importe válido únicamente para socios con la cuota al día.
Nota para traductores certificados por la American Translators Association: La asistencia a este curso otorga puntos para el programa de educación continua (CE) de la ATA.
 
Finalidad: Perfeccionar habilidades y estrategias de traducción al inglés.
Material: Se trabajará con material nuevo especialmente diseñado para cursos 2012, que incluirá una selección de textos auténticos periodísticos, de marketing y de comunicaciones institucionales para traducir al inglés. El curso puede tomarse como un módulo independiente o como un segundo módulo de práctica realizada en cursos anteriores.
Modalidad de las clases:
En la primera comunicación con los participantes, se establecerán las pautas de trabajo, se distribuirá el material para traducir y se definirán las fechas de entrega de las traducciones. La longitud de los textos será de 1000 palabras por semana. Los participantes tendrán un plazo de una semana para entregar sus trabajos. La profesora corregirá un porcentaje de los trabajos y reenviará las correcciones al total de los inscriptos al taller. La profesora corregirá al menos una vez el trabajo de cada participante.
Inquietudes: Los participantes podrán enviar todas sus inquietudes (sin límite) a la casilla de correo que disponga el profesor. Dos veces por semana el profesor contestará estas preguntas de manera general.


Trad. Marita Propato

Traductora Literaria y Científico-técnica en Inglés - Intérprete Traductora Pública matriculada en el CTPCBA

Certificada por la American Translators Association (ATA) en Inglés <>Español

Socia AATI con acreditación FIT 998

Traductora e intérprete freelance para IBM, Telecom, Pfizer, Quilmes, Credit Suisse y Tenaris, entre otras empresas e instituciones


VACANTES LIMITADAS
 
 
 
 

22 mar. 2012

El traductor como proveedor de servicios y gerente de proyectos

Ponencia presentada por Julia Benseñor en el III CONGRESO LATINOAMERICANO DE TRADUCCIÓN E INTERPRETACIÓN, CTPBA, Buenos Aires, abril de 2001
Las exigencias actuales de los usuarios de traducciones han terminado por erradicar el tradicional perfil del traductor como profesional solitario y lo obligan a adquirir las destrezas de un gerente o líder de proyectos capaz de conformar equipos de trabajo que respondan a las necesidades de los clientes en materia de calidad, volumen de trabajo y plazos, incluidos otros requerimientos especiales vinculados con, por ejemplo, el diseño gráfico. El objetivo de esta ponencia es presentar: a) las competencias que debe desarrollar un traductor —más allá de la necesaria competencia lingüística— en su carácter de líder o integrante del equipo de trabajo, b) los criterios de organización interna del equipo, c) las relaciones que deben establecerse con el cliente antes de prestar el servicio, durante su desarrollo y a su término, y d) los cinco pasos que considero necesarios para garantizar al cliente un servicio de calidad.

A lo largo de veinte años de ejercicio de la profesión en el ámbito de la traducción técnica y científica para empresas, nuestro Centro de Traducción e Interpretación ha sido testigo de sucesivos cambios que indudablemente inciden sobre la labor del traductor. Dado que los cambios son parte de la vida, si se aspira a ejercer esta profesión a largo plazo, no deben aceptarse como un mal necesario sino que el profesional debe adaptarse y sacar la mayor ventaja posible de tal manera que aquello que en un principio se consideraba un problema se convierta en un potencial a su favor.

Conocer los cambios que se han ido presentando permite definir más claramente cuál es el perfil de traductor que hoy exigen las empresas.

Veinte años atrás, el traductor solía trabajar solo, con pocas herramientas documentales y de apoyo y, por lo general, tenía cierto margen para negociar los plazos de entrega con el cliente. Hoy, esta situación ha cambiado radicalmente, ya que el ritmo vertiginoso que caracteriza estas épocas se ha trasladado a nuestro ámbito y surgen así nuevas condiciones de trabajo. Uno de los caminos que permiten al traductor adaptarse a las nuevas demandas es el trabajo en equipo, apoyado en una organización eficiente. A modo de ejemplo, cabe destacar que en nuestro Centro llevamos adelante experiencias en las que coordinamos equipos que han llegado a contar con más de veinte integrantes.

Para sintetizar cuáles son las nuevas condiciones laborales que enfrentamos los traductores, mencionaremos tres exigencias básicas: a) urgencia, b) alto grado de especialización y c) volumen.

El cliente exige plazos de entrega perentorios, a tal extremo que a priori parece imposible cumplir con ellos. Sin embargo, no es así en virtud de las inagotables ventajas que nos proporcionan las actuales redes de comunicación, el acceso rápido a fuentes muy confiables de información y, tal como se mencionó anteriormente, el trabajo en equipo.

La segunda condición laboral que se presenta es el alto grado de especialización que
exigen los textos originales de las distintas disciplinas. En la actualidad, a diferencia de lo que sucedía años atrás, la mayoría de los profesionales, hombres de negocios o empresarios se manejan eficazmente a cierto nivel para leer un idioma extranjero como el inglés u otro idioma de amplia difusión en la Argentina. Por lo tanto, contratarán los servicios de un traductor sólo cuando se trate de textos sumamente complejos, cuando sea documentación sobre tecnologías de punta o cuando deba redactar algún informe en lengua extranjera para enviar al exterior. Por consiguiente, debemos hallar un camino posible para transformar este aparente escollo en una ventaja a nuestro favor, y tal camino puede consistir en integrar al equipo de trabajo a un especialista en la materia en calidad de revisor técnico de nuestras traducciones.

El tercer componente de las nuevas exigencias que el mercado actual le impone al traductor es la gran extensión de los textos. Si partiéramos del supuesto de que los traductores desarrollan su tarea profesional en forma solitaria, los plazos de entrega que hoy día requieren los clientes serían imposibles de cumplir. De allí que el trabajo en equipo se ha convertido en una necesidad antes que en una opción, ya que permite abordar mucho más volumen de trabajo en menos tiempo.

Ahora bien, estas tres condiciones de trabajo plantean desafíos ineludibles, puesto que no debemos olvidar que el traductor es un proveedor de servicios y que, tal como lo indica la palabra, "servicio" significa "acción de servir": servir a nuestro cliente, satisfacer sus necesidades y dar respuesta a sus requerimientos.

Para ello, es indispensable adoptar una actitud creativa que nos permita transformar estas exigencias en un potencial para crecer como profesionales. Se requieren determinadas habilidades para satisfacer estas demandas en tiempo y forma, es decir respetando las exigencias de calidad y cantidad que se nos imponen.

El traductor, pues, debe redefinir su profesión, partiendo de una nueva concepción. En nuestra opinión, el traductor del siglo XXI debe convertirse en lo que podríamos denominar un "líder o gerente de proyectos", con una gran capacidad de evaluación, de organización y de respuesta.

Omito deliberadamente referirme a las habilidades básicas que definen al traductor de todas las épocas, es decir al dominio de sus lenguas de trabajo, ya que el eje de esta exposición es explicar que el traductor independiente debe actuar como gerente de su propia empresa. Estas habilidades gerenciales no suelen enseñarse en las escuelas de formación pero hoy día resultan indispensables a la hora de competir en el mercado laboral.

Las habilidades gerenciales podrían reducirse a las siguientes: a) capacidad para hacer un diagnóstico de la situación, b) actitud flexible y creativa, c) capacidad de organización y d) claridad en la comunicación.

En primer lugar, debemos ser capaces de hacer un análisis o diagnóstico preciso a partir de la necesidad planteada por el cliente. Para ello, es preciso saber qué servicios podemos ofrecer y en qué condiciones, ya que el traductor puede ofrecer una amplia gama de servicios. Consideremos, pues, las hipótesis expuestas a continuación.

Ante un texto sumamente complejo, debemos preguntarnos si tenemos la preparación o formación suficiente para abordar satisfactoriamente su traducción. Los traductores — así como los usuarios de traducciones— suelen partir de la premisa de que basta con saber la lengua extranjera para poder encarar la traducción de cualquier tipo de documento. Sin embargo, cabe recordar que el traductor técnico y científico debe dominar tres lenguas: la lengua fuente, la lengua meta y la lengua de la especialidad de que se trate. Ante un texto con un nivel de complejidad que supere nuestras calificaciones será menester sumar a nuestro equipo a personas idóneas o especialistas en el tema.
Analicemos otro escenario: el texto original es muy extenso y la traducción se requiere con urgencia. Para poder hacer una estimación correcta, debemos partir de un profundo conocimiento de las propias competencias, por ejemplo, saber cuántas palabras aproximadamente somos capaces de traducir por hora en una determinada combinación lingüística. En el caso de que la necesidad del cliente superase nuestras posibilidades, debemos convocar a un equipo de profesionales que nos permita cumplir con tal requerimiento.

La segunda habilidad que se plantea es la flexibilidad y respuesta creativa. Ante la necesidad de un cliente potencial, podemos abrir el juego a distintas alternativas y no caer en el error de proporcionar una respuesta uniforme, puesto que estaríamos frente al falso supuesto de que todos los requerimientos, textos o situaciones de comunicación son idénticos. Por el contrario, dependiendo de la función que cumplirá el texto, podemos ofrecer distintas opciones. Por ejemplo, si nuestro cliente necesita la traducción de un artículo para analizar su contenido en el marco de un grupo de estudio, puedo grabar la versión traducida en cassette. El notable ahorro de tiempo que se logra —en virtud de que no será necesario escribir el texto, corregir las posibles erratas y, en suma, cumplir con todos los requerimientos propios de un texto escrito— nos permitirá satisfacer la necesidad del cliente atendiendo a la situación de comunicación de que se trata y, obviamente, a su presupuesto.

La tercera habilidad gerencial que debe desarrollar el traductor independiente es su capacidad de organización. Tal como se sugirió anteriormente, ningún traductor que trabaje solo tendrá posibilidades de sobrevivir en el mercado de las prestaciones de servicios a empresas. Es prácticamente una condición sine qua non saber formar equipos de trabajo. Pero todo trabajo en equipo exige una buena planificación, una adecuada distribución de funciones y un riguroso seguimiento de la totalidad del proceso. Las actuales normas de gestión de calidad exigen que se documente todo el proceso de producción de bienes y servicios, exigencia que cobra especial relieve cuando la responsabilidad de un trabajo determinado será compartida entre varios profesionales.

Por último, la claridad en la transmisión de la información es lo que garantizará que se cumplan las pautas de trabajo establecidas con el cliente y con los miembros del equipo. Como especialistas de la comunicación, este aspecto no debería presentarnos dificultades, pero tampoco debemos subestimar su importancia, ya que los malos entendidos incidirán negativamente en el desempeño del equipo, en nuestra relación con el cliente y en la relación con nuestros pares. La eficacia en la comunicación se logra principalmente a través de la comunicación escrita. Este procedimiento —si bien puede demandar más tiempo en un principio — está avalado por las normas de gestión de calidad que exigen un meticuloso registro de todos los procesos. Más aún, la eficacia que se logra a través de la comunicación escrita se traduce en un notable ahorro de tiempo.

El líder del proyecto, apoyado en las cuatro habilidades ya mencionadas, deberá ahora estructurar una organización con miras a satisfacer las necesidades del cliente. Estas necesidades o requerimientos son los denominados "factores externos", a saber: a) el tipo de servicio requerido, b) el tema o campo de especialización de que se trata, c) el volumen de la documentación, d) el plazo exigido y e) otros, tales como el uso de software especial y el procesamiento de gráficos.

A partir de estos factores externos, el traductor que actúa como líder del proyecto comienza a definir los "factores internos" mediante una adecuada planificación. Dichos factores son: a) los recursos humanos, b) la estructura del equipo, c) las pautas de trabajo, d) las herramientas documentales y e) el sistema de comunicación que se adoptará.

El primer aspecto es definir los recursos humanos que participarán en el proyecto, es decir, quiénes son las personas más idóneas por razones de dominio de idioma, velocidad y experiencia en el tema así como la cantidad de miembros que conformarán el equipo de trabajo.

Inmediatamente, cabe organizar la estructura interna del equipo, es decir, asignar el papel que desempeñará cada integrante sobre la base de la noción de "estaciones de trabajo". La propuesta de nuestro Centro, producto de nuestra experiencia en el campo editorial, consiste en dividir el trabajo en cinco etapas o estaciones, en donde la traducción propiamente dicha es sólo un eslabón en el proceso. Estas cinco estaciones de trabajo son: a) la gestión terminológica, b) la traducción propiamente dicha, c) la corrección de estilo, d) la revisión técnica y e) la corrección de galeras o proofreading.

La gestión terminológica es la etapa que nos permitirá garantizar el uso homogéneo, uniforme y sistemático de la terminología de la especialidad a lo largo de todo el trabajo, en especial cuando intervienen varios traductores. En virtud de la importancia que le cabe a esta etapa, es recomendable asignar a un profesional o equipo de profesionales la tarea de búsqueda y registro terminológicos. Esta estación de trabajo será la fuente de consulta permanente para la totalidad de los integrantes del equipo.

La etapa de la traducción propiamente dicha consiste en generar un texto en una lengua diferente de aquella en la que fue escrito el texto original. Este equipo, que trabajará asistido por el equipo de terminología, deberá contar con pautas claras de trabajo y un adecuado cronograma de entregas, el que debe planificarse con sumo cuidado.

La corrección de estilo es la estación de trabajo responsable de corregir con un criterio riguroso y sistemático todos los documentos generados por el traductor o equipo de traductores. Esta tarea debe estar a cargo de las personas más idóneas desde el punto de vista del manejo de la lengua.

La etapa de la revisión técnica deberá estar a cargo de una persona o equipo con un dominio profesional en el tema o especialidad de los documentos, que trabajará sobre un texto ya traducido y corregido desde el punto de vista lingüístico, de manera tal de poder abocarse exclusivamente a los aspectos relativos a la fraseología técnica del campo de que se trate.

Por último, la corrección de galeras es la estación de trabajo en la cual la traducción se lee ya como texto original y definitivo a fin de corroborar la ausencia de erratas, de problemas de formato o de cualquier otro inconveniente de tipo formal que pudiese presentarse a consecuencia de los cambios introducidos en las etapas anteriores

Estos pasos así individualizados constituyen la tarea integral del traductor y reproducen la división de tareas que se presenta en las editoriales que trabajan con originales extranjeros. Si bien en la traducción de textos breves suele intervenir un solo profesional, estas etapas deben cumplirse necesariamente si aspiramos a ofrecer a nuestro cliente un trabajo de calidad. No obstante, asignar estas distintas etapas o estaciones de trabajo a distintos profesionales, es decir, trabajar en equipo, nos permite ofrecer una mayor garantía de calidad y, por ende, constituye uno de los pilares de nuestra propuesta.

En cuanto a las pautas de trabajo, una vez definida la responsabilidad que se le asignará a cada miembro del equipo, será preciso establecer los plazos de entrega correspondientes a cada etapa, los criterios lingüísticos o formales que habrán de adoptarse, el modo en que se entregarán los trabajos parciales y la manera en que se identificarán las dudas pendientes, si las hubiere, entre otros aspectos.

En relación con las herramientas documentales, el coordinador o líder del proyecto tendrá a su cargo la responsabilidad de compilar el material complementario o de apoyo y distribuirlo entre todos o determinados miembros del equipo, de acuerdo con las distintas funciones que desempeñará cada uno. Por herramientas documentales debe entenderse documentos traducidos anteriormente, glosarios específicos, sitios confiables en Internet para acceder a la información sobre el tema, bibliografía de distinto tipo, etcétera.

Por último, el sistema de comunicación entre los integrantes del equipo y el coordinador debe estar previamente definido. En relación con este punto, las alternativas son diversas, desde las consultas por correo electrónico a las reuniones periódicas. El objetivo es garantizar la mayor eficiencia al menor costo de tiempo posible.

Tal como se ha expuesto, el líder o gerente del proyecto debe definir este cúmulo de procedimientos con anticipación para evitar esfuerzos vanos, duplicación de tareas, correcciones innecesarias; en suma, pérdida de tiempo.

Tras el análisis de la planificació n que el líder del proyecto debe llevar a cabo en relación con su equipo de trabajo, cabe ahora examinar someramente cómo debe planificar el traductor su relación con el cliente.

Esta relación puede dividirse en tres etapas: a) antes de iniciar la traducción, b) durante la etapa o proceso de traducción y c) con posterioridad a la entrega del trabajo.
En virtud de la necesidad de registrar los procesos, tal como exigen las normas de calidad que rigen en el mundo empresarial de hoy, y a fin de evitar conflictos innecesarios con el cliente, el gerente del proyecto debe presentar el presupuesto por escrito, en el que habrán de consignarse todos los detalles. A la vez, el presupuesto escrito y la confirmación por escrito por parte del cliente nos permitirán contar con una prueba fehaciente de la aceptación de las condiciones pactadas.

Una vez aprobado el presupuesto y antes de dar comienzo al proyecto, resulta conveniente entablar una relación efectiva con nuestro cliente, lo que facilitará notablemente nuestra tarea posterior. A través de una visita a la empresa, podemos obtener fuentes de información y material complementario sobre el tema, o bien ver una máquina o la planta misma. En la medida en que nosotros asumamos mayor compromiso con el cliente, el clie nte lo hará con nosotros y se dispondrá a colaborar. El usuario de la traducción debe comprender que todo lo que él pueda aportar como especialista en el tema redundará, en última instancia, en su propio beneficio.

Durante el proceso de traducción, en ocasiones es necesario hacer consultas al cliente. En ese caso, es aconsejable que —por razones de tiempo y eficacia— se le hagan llegar por escrito, por ejemplo por correo electrónico. De esta manera, se evita molestarlo en momentos inoportunos y se obtienen las respuestas por escrito, lo que nos asegura mayor precisión en el registro de la terminología. Un aspecto importante de esta política es que, a través de estos procedimientos, el cliente se convierte en un colaborador y miembro del equipo.

Ahora bien, para un traductor que se concibe a sí mismo como gerente o líder de proyectos, el trabajo no termina con la entrega de la traducción, ni siquiera con el cobro de sus honorarios. Por el contrario, es una buena práctica volver a contactarse con el cliente para averiguar si ha quedado satisfecho, qué observaciones tiene sobre nuestro trabajo, qué detalles considera perfectibles, etcétera. Esta etapa es parte de lo que se denomina el "servicio postventa". Más aún, esta retroalimentación nos permitirá crecer profesionalmente día a día. Luego, es nuestro deber compartir la información sobre nuestro desempeño que obtengamos del cliente con todos los integrantes del equipo de trabajo.

En relación con esta política de retroalimentación o intercambio de información el líder del proyecto debe asumir, como parte de sus tareas o su misión, el compromiso de retroalimentar a los miembros del equipo. Por ejemplo, es altamente beneficioso que el coordinador o líder del proyecto entregue al traductor la versión corregida por el equipo de corrección o revisión al finalizar el trabajo de manera tal que cada integrante pueda analizar el resultado de su propio desempeño. Así, se fortalece la noción de pertenencia al equipo y se garantiza el aprendizaje continuo de todos los participantes.

De este modo, hemos explicado cómo el traductor, a través de una adecuada planificación, está en condiciones de organizar su trabajo de manera tal de cumplir con las nuevas y exigentes demandas del mercado actual. Para ello, debemos comenzar por concebir al traductor como gerente de sus propios proyectos.

12 mar. 2012

Amor a la literatura o Decálogo del traductor literario

Helena Cortés Gabaudan

Existen unos cuantos códigos deontológicos para traductores, pero muy pocos se refieren a la traducción literaria en particular. De entre ellos, uno de los primeros que se encuentra en Internet ni siquiera llega a reunir más de 7 normas, y las que incluye apenas tienen que ver con lo que realmente garantiza la calidad de una traducción literaria; es un mero listado de requisitos básicos del traductor en general y de aspectos legales (vid. el código deontológico del traductor literario redactado por el Consejo Europeo de Asociaciones de Traductores Literarios, ceatl). Ante esta carencia, hemos redactado, entre bromas y veras, un pequeño código personal para traductores literarios noveles, un decálogo que solo se basa en los cientos de horas solitarias, ingratas, desesperantes, pero siempre felices, pasadas frente a los textos de los grandes autores.

DECÁLOGO DEL BUEN TRADUCTOR LITERARIO

1. Humildad (o, lo que otros llaman fidelidad al texto). No trates de ser más brillante que el propio autor; en general, la mayor literalidad posible en fondo y forma es la mejor norma, aunque siempre creando un texto propio y sin caer en la burda copia. Si tienes siempre la tentación de mejorar el original, si te gusta adaptar y añadir cosas de tu cosecha o cortar y simplificar las partes complejas, escribe novelas, pero no traduzcas. Y, en particular, si eres poeta y te encanta traducir poesía, haz un esfuerzo: olvida tu condición por un instante y sé solo traductor. El lector no quiere leer tus versos.

2. Sensatez. Algunos escritores son gente rara, sí, ¡pero no tantos! En general no escriben estupideces ni insensateces. Así pues, si algo te sorprende sobremanera o parece no tener ningún sentido, es casi seguro que te has equivocado. Indaga. Seguro que algo se te está escapando.

3. Sentido estético. Traducir correctamente el contenido de la obra original puede ser relativamente fácil, pero no hay que olvidarse de la forma estética. Analiza a fondo los recursos estilísticos y estéticos empleados por el autor y trata de lograr lo mismo en tu propio idioma. De no ser así, tanto daría hacer un buen resumen del contenido como traducir la obra.

4. Paciencia. Si quieres traducir literatura no puedes tener prisa, es labor interminable de investigación, reescritura, relectura. Una recomendación: cuando hayas acabado de traducir, olvida tu versión en un cajón durante un tiempo suficientemente largo como para borrar de tu mente el original y haz una última lectura sin tener presente más que tu sentido lingüístico y literario: en este momento, y solo en éste, tómate todas las libertades que quieras con el texto hasta que a ti te suene bien, hasta hacerlo completamente tuyo, hasta que deje de ser una traducción y se convierta en tu texto: ganará en fluidez, no sonará a traducción y tendrá un estilo homogéneo.

5. Cultura. Si no tienes cientos de horas de lectura acumulados, si careces de una sólida cultura general y de cierta experiencia vital, si no conoces los clásicos y te aburre cualquier libro que no esté lleno de acción y diálogos, si nunca ganaste un premio de redacción en el colegio ni leías por las noches con una linterna debajo de las sábanas para que no te riñeran, si nunca viajaste a los países cuyas lenguas traduces, en definitiva, si no tienes gusto por la literatura: por favor ¡no te hagas traductor literario! Se gana más con los manuales de autoayuda y los libros de cocina.

6. Naturalidad. Es más importante que la obra suene bien en tu idioma y conseguir un texto natural y fluido, carente de todo artificio, que el que se cuele alguna disculpable metedura de pata. Y el que esté libre de error, que tire la primera piedra.

7. Buena pluma. Si no tienes talento para escribir con gracia y soltura en tu propio idioma no podrás ser nunca un buen traductor literario. Solo el que escribe bien traduce bien.

8. Dominio de tu lengua. Ser bilingüe ayuda mucho, pero no es garantía de buena traducción. Conocer bien la lengua de partida es un requisito técnico tan elemental como saber leer y escribir, pero no aporta nada más. Conocer bien la lengua de llegada, haberse perdido por sus más enrevesados vericuetos, saber jugar con ella, poder burlarse de ella: esa es la condición para ser un buen traductor. Busca a quien domine muy bien la lengua extranjera y tendrás, con suerte, un correcto traductor. Busca quien domine a
fondo su lengua materna y casi seguro que habrás encontrado a un buen traductor.

9. Actualidad. No envejezcas a propósito una traducción para acercarla a la época del autor. Piensa que los lectores contemporáneos del autor pudieron disfrutar de una lectura fluida y natural en el idioma de su tiempo. No castigues a tus lectores con una barrera idiomática artificial que solo provoca distancia. Para que el original siga siendo tan accesible como en su tiempo, cada generación necesita una nueva traducción.

10. Amor. O lo correcto no es igual a lo bueno. Cuántas traducciones hubo más o menos correctas que son perfectamente olvidables, por grises, planas, carentes de toda vida. Tal vez con un excelente adiestramiento se pueda conseguir un número aceptable de correctas traducciones. Pero siempre hubo, hay y habrá muy pocas buenas traducciones. En traducción literaria, traducción correcta no equivale a buena traducción. Porque también hacen falta grandes dosis de empatía. Si a pesar de haber renegado del texto más de mil veces, en el fondo has acabado sintiendo pasión por él y su autor, es señal de que eres un traductor. Si en caso de existir la máquina del tiempo lo que más te gustaría sería tener una entrevista con el clásico al que estás traduciendo, es señal de que eres un traductor. Si lo que más te gusta al llegar a casa es sentarte ante tu libro, y nunca te vas a la cama sin haber traducido al menos unas cuantas líneas —porque ése es el momento que más disfrutas del día— es señal de que eres un traductor. Y es que, además de profesión, hace falta un poco de vocación.

Estos diez mandamientos se encierran en dos: amarás a la literatura sobre todas las cosas y a los textos que traduces como a ti mismo.

Conclusión

Hacer traducciones literarias es lo más parecido a tener hijos: es una gestación larga y complicada, cuanto más se acerca el inexorable plazo de entrega más insoportable y más pesado se vuelve el asunto, hay momentos en que detestas al que te embarcó en aquel lío y te preguntas cómo pudiste aceptar; y llega siempre ese momento de extremo dolor, cuando tienes que sacar fuera como sea la cabeza del infante, en que te juras a ti mismo que nunca volverás a caer en semejante empresa… pero, en general, una vez que el niño ya está fuera y lo miras, solo queda amor incondicional por tan trabajoso producto, pese a los muchos fallos que pueda tener. Y es que ¿hay alguna madre que piense que sus hijos son feos? En resumen, la traducción literaria no es una profesión, no da de comer ni se aprende en la academia: es una vocación y un talento. Si no disfrutas con ella, no la ejerzas.

Fuente: La Linterna del Traductor

29 feb. 2012

Curso de traducción audiovisual en Santa Fe

El Colegio de Traductores de la Provincia de Santa Fe, 1ra. Circunscripción, ha organizado el curso TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL, a cargo del Traductor Público Daniel Yagolkowsky destinado a traductores y estudiantes de traductorado de todos los idiomas.

DÍAS: 09 y 10 de marzo de 2012.

HORARIOS: viernes 09 de marzo de 18:30 a 21:30 h.
sábado 10 de marzo de 10.00 a 13:00 y de 14:00 a 17:00 h.

LUGAR: San Martín 2819, 2do. Piso, Santa Fe.

ARANCEL: Matriculados y estudiantes $ 190

Público en general: $ 230


INFORMES E INSCRIPCIÓN: San Martín 2819, 2do Piso, Oficina 6.

HORARIOS DE ATENCIÓN: Lunes, miércoles y viernes de 08:30 a 12:30 h; martes y jueves de 15:00 a 19:00 h.

Esperamos su participación y los saludamos cordialmente.

Comisión de Perfeccionamiento
CTPSF, 1.ª Circ.


PROGRAMA DEL CURSO DE TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL (TAV)
(Versión abreviada para el Colegio de Traductores de Santa Fe, 1 Circunscripción, los días 9 y 10 de marzo de 2012).

Primera clase

La TAV como forma de traducción literaria. Formas de arte audiovisual: teatro y cine. Características de la TAV: forma de trabajo. Problemas de la traducción audiovisual: principio de simetría y principio de lógica interna: papel del traductor; sobretraducción y subtraducción. Las palabras soeces y escatológicas. Traducción del teatro: traducción de libretos; esfuerzo de imaginar los personajes. La traducción teatral como trabajo preproducción.

Traducción para cine: trabajo con guión técnico, lista de parlamentos, transcripción; importancia de conservar la relación imagen-sonido. Observación de los personajes: importancia para el registro. Nociones de lenguaje cinematográfico; nociones de terminología cinematográfica.Teoría del escopo. “Los primeros diez minutos”.

Traducción del humor: algunas propuestas básicas para encararla; gag visual, gag verbal; gag verbal –visual. Traducción de canciones: música incidental (extradiegética) y música dietética. Traducción de dibujos animados.

Ejemplos con material visual e impreso aportado por la cátedra.

Segunda clase

Doblaje: características generales. Indicaciones que el traductor debe dar para el caso del doblaje. El TCR (Time Code Register): su empleo para señalar cuándo se han de emitir los parlamentos.

Determinación aproximada de la longitud correcta del parlamento traducido.

Sincronización labial: cómo se hace.

Subtitulado: características generales. La gran pérdida de información: tensión entre qué traducir y qué desechar. Subtitulado para sordos.

Orototipografía de subtítulos: cómo dividir un texto completo en subtítulos, siguiendo las pautas de esa ortotipografía. Signos de puntuación: su importancia

Cálculo de subtítulos para películas que se ha de proyectar en sala y en TV. 
Nociones de operación de un programa para subtitulado.

Daniel Ricardo Yagolkowski