Páginas

15 feb. 2012

Normas para la escritura científica


La ciencia en español no se escribe como en inglés

El lenguaje científico se distingue porque trata un campo concreto del saber y porque se suele dirigir a especialistas o profesionales de ese campo del saber, por lo que usa una terminología específica. Además de que los vocablos utilizados resulten extraños a un hablante lego en la materia, el significado de esos vocablos es preciso y objetivo, y puede ser distinto al que se conoce en el lenguaje común.

Hace ya años que el inglés se ha erigido como idioma de comunicación en las ciencias experimentales. Como consecuencia, cualquier investigador científico que quiera estar al día y divulgar sus conocimientos se verá obligado a leer, escribir y publicar básicamente en ese idioma, con lo que el hábito de comunicarse en inglés acaba corrompiendo su idioma materno con expresiones y usos anglicistas innecesarios, que se transmiten luego al resto de la población igualmente entendida con la que se interrelaciona—profesores, periodistas, científicos—, con lo cual entran fácilmente en circulación. El descuido con el que se trata el tema de la escritura científica en español es, por tanto, enorme a pesar de que también existen organismos y colecciones de reglas que orientan en el correcto empleo del español a la hora de traducir o crear un documento científico.

En las páginas de este pequeño manual interactivo se pretende ofrecer, tanto a profesores como a estudiantes, un marco conceptual y descriptivo en torno al lenguaje científico, de acuerdo con los parámetros de la ciencia. Nada nos gustaría más que servir de referencia para el estudio, producción y corrección de cualquier tipo de texto científico. Autor: Gonzalo Claros.

[Al pie se encuentran enlaces con más recursos, aunque no todos funcionan, y el archivo en PDF para imprimir].

No hay comentarios.: